El fenómeno más devastador por el que atraviesa el planeta, el cambio climático, podría aumentar para el 2030 el número de personas en estado de vulnerabilidad de 35 a 122 millones, según lo advirtió la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) en su informe “El estado mundial de la agricultura y la alimentación”.

Dicho aumento sería producto del hambre y la pobreza, que afectarían, principalmente, a los niños.

Ante esta situación, la FAO ha propuesto apostar por la agricultura orgánica, por considerarla la mejor forma para alimentar al mundo. Esta actividad no solo utiliza métodos que evitan la contaminación del aire, suelo y agua, sino que, además, considera los ciclos naturales y la actividad biológica del suelo, utiliza un mínimo de insumos externos, y evita los fertilizantes y plaguicidas artificiales.

Asimismo, la FAO instó al uso de prácticas sostenibles en la ganadería, puesto que esta actividad genera hasta el 41% emisiones de metano, gas que colabora con el efecto invernadero. Entre otras cosas, el organismo de la ONU también pidió desarrollar políticas de protección social y educación, así como facilitar el acceso a la información climática, los créditos, seguros sociales y fondos para el clima.

Por otro lado, pidió transformar aquellos procesos relacionados con energía fósil -ya sea en la agricultura o el transporte-, así como la elaboración y venta de alimentos al por menor, tratando siempre reducir las pérdidas y los desperdicios.

Lee también:

¿Cuánto sabes sobre el problema del desperdicio de alimentos en el mundo? [TEST]

(Foto referencial: Cambio Climático y Pobreza)

Comments

comments