¿Te has preguntado cuántas emisiones se producen para que un pedazo de carne llegue a tu mesa? Aunque parezca difícil de creer, la ganadería genera más del 14% de las emisiones de efecto invernadero causadas por el hombre, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

Datos como este prueban que nuestra dieta alimenticia está relacionada al cambio climático y que pequeños cambios positivos en ella pueden reducir hasta un 25% de las emisiones, como comer menos carne y elegir productos más variados. Comida Consciente es un colectivo boliviano que utiliza esta información para incentivar el consumo responsable al momento de elegir nuestros alimentos diarios.

“Comida Consciente significa tener la información de lo que llevo a mi boca y los impactos que tiene, a partir de eso, compartimos esta información y tomamos decisiones responsables”, señala Ariel de la Rocha, activista que forma parte de este movimiento.

Durante la Cumbre de los Pueblos celebrada en el marco de la Vigésima Conferencia de las Partes (COP20) Casactiva, el colectivo compartió su mensaje en Casactiva, el hogar que activistas de distintas partes mundo compartieron por dos semanas. A diario alimentaban a los integrantes de la casa con productos orgánicos cosechados cerca de la ciudad. De esta manera, reducían las emisiones producidas por el transporte; y al ser orgánicos y frescos, no contribuían con las que son producidas por refrigeración, como la de los supermercados.

Según un informe de la FAO, estas emisiones podrían reducirse hasta un 30% si se extienden las mejores prácticas y tecnologías existentes. En tiempos en los que casi un tercio de la comida que se produce en total se desperdicia, Comida Consciente es una iniciativa útil para evitar que el cambio climático continúe afectando la agricultura.

 

Comments

comments